Altmetría podría permitir que el trabajo académico de los países en desarrollo reciba el debido reconocimiento


Por: Juan Pablo Alperin*

La Web of Science y su correspondiente Factor de Impacto de las Revistas son inadecuados para comprender el impacto del trabajo académico de las regiones en desarrollo, argumenta Juan Pablo Alperin. La altmetría (altmetrics) ofrece la oportunidad de re-orientar las estructuras de incentivos hacia los problemas que contribuyan al desarrollo, o al menos a las prioridades locales Pero la comunidad dedicada a la altmetría necesita involucrarse activamente con los académicos de las regiones en desarrollo para asegurar que los nuevos parámetros no sigan abasteciendo las redes más conocidas y mejor establecidas.

A un significativo grupo de académicos alrededor del mundo le gusta odiar el Factor de Impacto de las Revistas (JIF). Una increíble cantidad de tinta se ha derramado en describir sus limitaciones metodológicas, su abuso y mal uso, y sus efectos generalizados en la “ciencia”. Pero, mientras la aversión hacia el JIF (me aventuro a adivinar) se distribuye de forma bastante equilibrada alrededor del mundo, los académicos que se ven afectados por su uso no lo están. Son los académicos de las regiones en desarrollo quienes sufren las consecuencias más nocivas.

Los problemas de las regiones en desarrollo se originanen la sub-representación de la investigación que realiza la Web of Science (WoS) de Thomson Reuters, de donde el JIF es calculado. En un documento influyente de hace 15 años, Cetto & Alonso-Gamboa (1998) exponen la situación descorazonadora de las revistas latinoamericanas en los sistemas de información internacional como la WoS. Como puede apreciarse en la figura abajo, la cual muestra el número relativo de trabajos escritos por académicos alrededor del mundo en esta Web, la situación no ha cambiado significativamente con el tiempo.

La escasez de investigación de regiones en desarrollo no se debe a la falta de investigación. En Latinoamérica, para mostrar una región con la cual estoy familiarizado, en el 2012, solo el 4% de las revistas revisadas por pares fueron incluidas en la WoS (242 de alrededor de 5,000) (ver Catálogo Latindex). Para dar otro ejemplo, dos iniciativas, SciELO y RedALyC, trabajando con solo una porción de estas 5000+ revistas, han indexado cerca de medio millón de artículo en revistas regionales, sobre todo de autores latinoamericanos. Thomson Reuters recientemente anunció una colaboración con SciELO, donde las revistas en SciELO serán indexadas y aparecerán en la Web of Knowledge. SciELO también calcula un Factor de Impacto basado en su colección de cerca de 1100 revistas. Sin embargo, aún con SciELO, solo una fracción de la investigación latinoamericana puede recibir un Factor de Impacto.Existe una abundancia de investigación producida y publicada localmente en las regiones en desarrollo, no únicamente en la WoS.
Mapa interactivo
Ver aquí, para un mapa interactivo que se remonta a 1990.

El argumento para esta parcialidad siempre ha sido que la investigación del mundo en desarrollo no forma parte de la “corriente principal” o de la ciencia “internacional”. Aunque me opongo a este argumento, independientemente de su razón de ser, el resultado final es el mismo: la WoS es un conjunto de datos insuficientes para comprender el impacto delas comunicaciones académicas de las regiones en desarrollo, o por lo contrario, para estudiarla. Para contribuir con los académicos delas regiones en desarrollo, es imperativo encontrar una alternativa.

La Propuesta

La comunidad académica está encendida con la altmetría y otro término relacionado (pero diferente) ArticleLevelMetrics. IanMulvany, Director de tecnología de eLife, dibujó un agradable diagrama venn representando la distinción entre los dos. Estos indicadores, derivados principalmente de la “Web social” han sido elaborados a propósito para convertirse en alternativas al JIF. Desde la redacción del manifesto altmetría, ha habido un número especial, una colección PLOS, un grupo Mendeley, varios talleres anuales, un creciente número de trabajos de investigación y varias altmetricstart-ups. Durante algunos meses de los últimos 12, el término altmetríaha sido aún más popular en Google que bibliometrics y bibliometric (aunque el término Journal Impact Factor todavía empequeñece a ambos).

Todos estos signos indican que la altmetría podría no permanecer como alternativa por mucho tiempo. Ya sea que esos términos suplanten o complementen el JIF, ambos traen consigo una promesa, pero no hay garantías para las regiones en desarrollo.

O ver el aspecto que esto tiene hoy.

La Promesa

La Altmetría es captada de la Web (i.e., medios sociales, blogs, wikipedia), y por tanto es (de alguna forma) más democrática – un lector, un voto. Con mayor precisión: un lector, varios votos potenciales. A diferencia de las citas, las cuales solo pueden ser contadas si el documento citado está en un selecto grupo de revistas, la altmetría es contada independientemente del lugar en el mundo donde se origine, con una importante consecuencia: se abre la posibilidad de dar seguimiento al impacto en nuevos segmentos, tanto dentro como fuera de la academia.

El corolario de esta consecuencia es que la altmetría permite que los académicos sean incentivados y reconocidos por su impacto en este nuevo público. El JIF únicamente captura el impacto de una audiencia, aquella publicada en revistas de la WoS; la almetría, por otra parte, puede capturar “diversas audiencias incluyendo académicos pero también profesionales, clínicos, educadores y público en general” (Piwowar, 2013). Y, dado que los académicos del mundo en desarrollo fueron sub-representados en la WoS, nuevos públicos podrían significar nuevas audiencias mundiales con intereses académicos o públicos, locales y regionales. De todos los beneficios potenciales de la almetría, esta es la verdadera promesa para el mundo en desarrollo: una oportunidad de reorientar las estructuras de incentivos hacia problemas que contribuyan al desarrollo o al menos a prioridades locales, sea a través de entidades académicas, políticas, o el impacto personal y la práctica profesional.

El problema

Esta promesa, sin embargo, no está garantizada por ningún medio. Para llevar a cabo la promesa, la comunidad de la altmetría necesita involucrarse activamente con académicos de las regiones en desarrollo. Conforme este nuevo campo avanza, será esencial comprender mejor la forma en que la altmetría es diferente de las citas, y cómo estos nuevos indicadores pueden influenciar las agendas de investigación. Hasta el momento, mucha de la investigación ha encontrado que estos indicadores capturan una dimensión, sabor o tipo de impacto diferente de las citas (Torres-Salinas et al., 2013Costas et al., 2014; Haustein & Peters, 2013;Eysenbach, 2011), pero no han teorizado o explorado que otro significado pueden tener. Existe una razón para ser optimista – mucha investigación sobre la altmetría finaliza con un llamado por un mayor estudio de la confiabilidad, validez y contexto de los indicadores disponibles, pero existe también un riesgo de que sin este conocimiento, lhspacea altmetrías sea utilizada como un agente para el impacto de la citación tradicional.
Existe también un riesgo en la altmetría de convertirse en otro método para la clasificación de los investigadores.Si esto sucede, entonces nuevamente desviará la atención de los investigadores del mundo en desarrollo hacia las audiencias en Estados Unidos y Europa por ser allí donde los medios de comunicación social han influenciado más profundamente. En el Taller ALM en Octubre 2013, presenté una serie de mapas ilustrando los diferentes niveles de influencia de Internet, Twitter, Facebook, y Mendeley (todas fuentes comunes de la altmetría). Un nuevo mapa del Instituto de Internet en Oxford ahora nos muestra la desigual geografía de Wikipedia. Si el nombre del juego se vuelve cada vez más puntuación altmétrica, siempre será una mejor estrategia el atender la investigación en lugares donde las fuentes de la altmetría sean más utilizadas (léase: no en el mundo en desarrollo).
Desigualdad en Wikipedia
Lea más aquí

El pronóstico

El enfoque actual sobre la evaluación (y en menor grado el filtrado y el descubrimiento) dará a los autores una nueva herramienta para demostrar el impacto más allá de las citaciones, y podría ayudar a conectar a los investigadores con la investigación. Es un primer paso importante y necesario por las razones que expuse anteriormente. Si en los primeros años de la altmetrías/ALMs mostró el cambio de “QUE (son ALMs y si deberíamos preocuparnos) a COMO”, entonces enfoques beneficiosos para las regiones en desarrollo deberían preguntar QUIEN (está detrás de la métrica) o de nuevo preguntar QUE, pero esta vez, QUE (por qué necesitamos de la métricade). El QUE debería ampliar los ofrecimientos de la altmetría a los productos no tradicionales de la investigación de académicos del mundo en desarrollo, como aquellos propuestos por Piwowar (2013), pero también arbitrarios URLs de reportes, informes sobre políticas, evaluaciones de programas y a los muchos de los artículos de revista publicados sin DOIs. El QUIEN necesitaría la construcción de herramientas que ayuden a los investigadores a identificarse y conectarsec on sus audiencias, las cuales deberían crear un circuito de retroalimentación que impulse a los autores a orientar su investigación a áreas relevantes para su principal audiencia, sea esta académica o pública.
Todavía es pronto y estas son solo primeras ideas. Mayor investigación en altmetría, especialmente en contextos más allá de las revistas más reconocidas y bien establecidas (i.e., ScienceyNature), y fuera del llamado Norte global (i.e., Estados Unidos o la Europa del Este) se requiere desesperadamente. No obstante, solo esto no es suficiente. El campo y las herramientas de la altmetría deben ser esbozados con la participación de diversos grupos de investigadores, de manera que su desarrollo pueda ser inclusivo de múltiples perspectivas y necesidades.

En esta dirección, el Public Knowledge Project (del cual soy investigador) está ahora trabajando con la aplicación PLOS’ ALM para suministrar un servicio gratuito de altmetría a revistas utilizando la plataforma OJS (en regiones en desarrollo ver inicialmente nuestro Mapa OJS), y explorando indicadores de acceso abierto en regiones en desarrollo disponibles (el reporte del proyecto en preparación). La idea es traer la altmetría a las regiones en desarrollo ahora, no luego cuando los investigadores en otras partes hayan establecido los métodos y normas de cómo la altmetría debería ser utilizada.

En la medida que este campo comienza a consolidarse, yo permanezco optimista pro-altmetría para las regiones en desarrollo y tengo fe que la comunidad de la altmetría pueda servir a todos los investigadores. En qué dirección la altmetría debe avanzar, cómo debe ser utilizada o cómo las herramientas deban ser implementadas no me corresponde a mi señalarlo, pero si excluimos (o no buscamos incluir) investigadores de regiones en desarrollo, la altmetría se convertirá en otra medida del Norte, para el Norte y por el Norte. Y nosotros ya conocemos esa historia.

*Acerca del Autor
Juan Pablo Alperin Juan Pablo Alperin es un candidato a Doctorado de la Stanford School of Education al igual que un investigador y desarrollador de sistemas con el Public Knowledge Project. Él está actualmente involucrado en varias iniciativas de investigación dirigidas a mejorar la calidad, el impacto y alcance de la publicación académica en Latinoamérica, y continúa contribuyendo con el galardonado software Open Journal Systems (ciertamente con menos frecuencia). Puede contactarlo en juan@alperin.ca y en Twitter @juancommander.


Traducción por Ana Isabel Gamboa  de la Universidad de Costa Rica, de la publicación realizada en The Impact Blog .

Este trabajo tiene una licencia Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *